6
Ago
Por Juan Fernando Carpio ¿Qué tienen en común un dije de oro con el rostro de Helena, un violín Stradivarius, un reloj Cartier, un traje Armani y un iPhone 4s? Nada tecnológico. Simplemente hay algo en lo lujoso que ha sacado de quicio a estoicos, ascetas, mendicantes, izquierdistas y hippies por turnos a lo largo de la historia. Los ataques contra el lujo datan de...

Reciba el reporte «10 modelos de negocios sin empleados» en su buzón de correo

Correos sobre mercados, descubrimiento de valor y comunicación de valor.

Click aquí para apuntarse

 

"Fenomenal este contenido. Gracias". 
- Ulises Rodriguez U., miembro de la lista


— Únase a un círculo exclusivo de recomendaciones y herramientas útiles —