Por qué los países pobres ganan del libre comercio con los países ricos, parte I

Es indispensable entender que no sólo el libre comercio es éticamente correcto (los individuos tienen derecho a intercambiar sus bienes sin interferencia estatal) sino que además el proteccionismo protege a empresarios locales pero limita/anula opciones a los consumidores locales. No existe tal cosa como “los intereses ecuatorianos” frente al comercio mundial: los míos como consumidor son muy distantes y a veces opuestos que los de los productores locales. La única forma de armonizar los intereses de unos y otros es mediante la igualdad ante la ley: todos somos libres de importar no sólo bienes de capital e insumos sino también bienes terminados.

Les invito a ver este video (en inglés, 4:25 mins) sobre la Ley de Ventajas Comparativas, una de las nociones más importantes y menos entendidas de la Economía:

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *