La guía concisa a la Economía. Capítulo 1: Una mirada a las escuelas de pensamiento económico

Con la autorización de su autor -Jim Cox- voy a ir traduciendo el libro introductorio de Economía más corto que existe: “The Concise Guide to Economics” (www.conciseguidetoeconomics.com). Espero colocar uno o dos capítulos por semana y luego un pdf integrado para que usted pueda imprimirlo o leerlo en su ebook reader.

El libro de Cox me gusta particularmente pues nos provee de referencias (incluyendo qué páginas) sobre los autores y textos que debemos revisar si queremos explorar más los temas que trata. Es una guía, literalmente, a las ideas principales y referencias desde la perspectiva causal-realista (“austriaca”) de la Economía.
Sin más preámbulos, empecemos con el capítulo 1.

1.-Una Mirada a las Escuelas de Pensamiento Económico

Existen cuatro escuelas de pensamiento económico principales hoy en día.  Una comprensión de estas cuatro escuelas de pensamiento es necesaria para saber de Economía.  Las cuatro escuelas son la Marxista, la Keynesiana, la Monetarista y la Austriaca.
El pensamiento económico marxista está basado en los escritos de Karl Marx y Friedrich Engels quienes escribieron de mediados a fines de los 1800’s.  En esencia, el pensamiento marxista está basado en el determinismo económico que implica que las sociedades atraviesan etapas de desarrollo de: comunismo primitivo, sistemas esclavistas, feudalismo, capitalismo, socialismo y finalmente comunismo.  En cada una de estas etapas el sistema económico determina la mentalidad de aquellos que viven en ese sistema.  Cada uno incluye una lucha de clases que lleva inevitablemente a la siguiente etapa de desarrollo social.  Por lo tanto el feudalismo tiene su lucha de clases entre el señor feudal y el siervo que genera la siguiente etapa, el capitalismo.  En el capitalismo las dos clases son el capitalista y el trabajador.  El conflicto entre el capitalista y el trabajador resulta en el derrocamiento del capitalismo por la clase trabajadora llevando entonces al socialismo y terminando con los conflictos de clase.  El socialismo lleva al destino final de la humanidad – el comunismo.Las ideas keynesianas deben su nombre a los escritos de John Maynard Keynes, en particular a su libro de 1936 “La Teoría General”.  En este increíblemente difícil libro, Keynes propone una visión agregada de las variables económicas –oferta total, demanda total- trabajando directamente la una sobre la otra sin relación necesaria con las decisiones de los actores individuales.  De este modo se establecía una Economía “macro”.  Los keynesianos demandan que los gobiernos administren la demanda total – ‘muy poca demanda lleva al desempleo mientras que demasiada demanda lleva a la inflación’.  Por lo tanto se establecía en teoría una dicotomía: se tendría un problema de inflación o un problema de desempleo, pero nunca ambos a la vez.  Keynes veía al libre mercado como un generador de ya sea demasiada o muy poca demanda, inherentemente.  Por ende la necesidad (¡algo muy conveniente para las posibilidades de empleo para los economistas keynesianos!) del manejo de la demanda por parte del gobierno guiado a su vez por la sabiduría de los keynesianos.Las ideas monetaristas son representadas en su mejor versión por Milton Friedman y sus seguidores quienes retuvieron el enfoque “macro” keynesiano.  Sin embargo, mientras que veían a la economía de esta forma los monetaristas ponen su énfasis no en el gasto tanto como en la cantidad de dinero – de ahí el nombre “monetarista”.  En asuntos que no sean los temas macro – inflación, desempleo y los altibajos del ciclo económico- los monetaristas tienden a ver al actor individual como la base de su razonamiento económico en áreas tales como la regulación, la función de los precios, la publicidad, el comercio internacional, etc.

La Escuela Austriaca fue iniciada por Carl Menger a finales de los 1800’s y fue desarrollada en su máxima profundidad por Ludwig von Mises – ambos austriacos de nacimiento.  La Escuela Austriaca desarrolló un cuerpo de pensamiento con un énfasis conciente en el individuo actuante como la base fundamental para darle sentido a todos los temas económicos.  Junto a este énfasis individualista (en el individuo) está una visión subjetivista del valor y una orientación de que toda acción es inherentemente orientada al futuro.  Este libro está escrito en la tradición austriaca.

1 Comment

  1. William Jose Gonzalez Cogollo
    Apr 9, 2012

    Excelente iniciativa. Hay alguna traducción ya realzada al español de libro de Cox ? Si no existiera solo espero que su iniciativa se termine pronto. Lo felicito y le deseo éxito de antemano

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *