Explicación de las crisis económicas según las 4 escuelas más influyentes

Las 4 grandes escuelas explican las crisis de las economías medianas y avanzadas así:

Marxistas: Por contradicciones internas (explotación) que son insostenibles y “revientan” revelando la anarquia de la produccion y falta de pleaneación central + justicia social. En suma, dicen que son inevitables. Sólo un manejo central y proletario de los medios de producción evitaría una situación así de explosiva. Creen en la banca central pero tambien en la centralización de todo lo demás. Ver: Marx, Engels, Lenin, Heilbroner, Galeano.

Keynesianos: El mercado se maneja bien solo en épocas buenas, pero en las malas su tendencia a sobreproducir bienes, causa que no haya demanda suficiente, y si la gente ahorra demasiado eso es peor. Le llaman “la paradoja del ahorro” que es: ‘el ahorro es bueno individualmente pero desastroso a nivel agregado (nacional)’. El gobierno debe salir a gastar lo que no estamos gastando, imprimir más dinero para que haya más movimiento (circulación) y promover el optimismo. Le temen a la deflación (caida de precios) porque llevaría, dicen, a un espiral de menos gasto (demanda agregada) y menos producción. No importa si el gobierno tiene deficits fiscales (menos ingresos que egresos) porque el crecimiento compensa las cuentas en el mediano plazo y además se hacen ajustes ya luego de la crisis. Lo importante es generar consumo que motive a los productores a apostar al futuro y generar pleno empleo de factores (sobre todo pleno empleo humano). Incluso hacer obras publicas innecesarias o cavar y tapar zanjas es preferible que permitir una crisis y su espiral. Creen en la banca central e instituciones como el FMI que son bancos centrales de los bancos centrales. Creen en el mercado a nivel micro, pero en un manejo “técnico” de lo macro. Ver: Keynes, Galbraith, Samuelson, Mankiw, Stiglitz, Krugman.

Chicagos: El mercado es el mejor asignador de recursos y va generando eficiencias. Pero el dinero (y medios fiduciarios, papeles) es un bien demasiado técnico como para ser dejado al mercado. Su cantidad debe ir aumentando según la necesidad de crecimiento de la economía en base a calcular y generar la circulación suficiente. Las crisis como la Gran Depresión se evitan si el banco central es moderado en las épocas normales y agresivamente inflacionista en las de crisis. Creen en el mercado en lo micro y macro, salvo en el tema monetario (el dinero). Su preocupación principal en las recesiones es evitar la deflación de precios pues consideran también que genera una espiral recesiva. Podria decirse que son keynesianos en lo monetario. Ver: Friedman, Stigler, Becker, Schwartz Rodriguez Braun y en muchos sentidos Greenspan, Bernanke.

Austriacos: El crecimiento económico necesariamente implica sacrificar consumo para generar ahorro. El precio más importante de todos los precios entonces, es el interés, pues refleja la cantidad y calidad (plazos) del ahorro/crédito disponible. Cuando el gobierno interviene la tasa de interés pero sobre todo cuando lo hace mediante inyectar “falso ahorro” en los bancos privados y estos salen a prestar, se genera un boom (burbujas) que es insostenible pues no hay los fondos ni la predisposición cultural a sostener esos proyectos mediante compras reales por parte de clientes reales con capacidad real de demanda. Las crisis son el resultado de imtervenciones previas del gobierno (y malos comportamientos privados alentados por estas) y la recesión posterior es el saneamiento doloroso pero necesario para volver a una economía con bases reales. Creen en la Ley de Say: la producción crea igual y equivalente poder adquisitivo (vulgarmente pero confusamente expresado como “la oferta crea su propia demanda”) por lo cual el gasto de gobierno y su inyección de dinero son no sólo innecesarios sino destructivos al dislocar oferta y demanda en las sociedades. Creen que la deflación es buena: en épocas normales ocurre porque la cantidad de bienes disponibles aumenta con respecto a la cantidad de dinero por lo cual el dinero compra más cada año; en recesión son la cura para el desempleo e inactividad pues des-inflan los precios y permiten que sean demandados de nuevo para salir de nuevo a crear riqueza. Creen que la banca central es el equivalente en dinero y crédito a tener una panaderia central produciendo y distribuyendo panes en una nación: una institución inherentemente desastrosa. Su única versión tolerable es una que tenga 100% respaldo en metales preciosos (u otro commodity de buenas cualidades monetarias) para cada nota (billete) impreso. Pero prefieren no confiar en que los políticos y elites financieras maten su propia gallina de los huevos de oro, y favorecen un sistema de “free banking” en el que si bien habrá ocasionales malos comportamientos el daño será localizado y pagaran pecadores y no como ahora, justos (todos) por pecadores (gobernantes y banqueros). Ver: Bohm-Bawerk, Mises, Hayek, Rothbard, Huerta de Soto, Rallo, Hülsmann, Woods.

El lector atento puede notar claramente que hay una diferencia en la cantidad de líneas dedicadas a cada escuela y su explicación de las crisis. Se debe más que a cualquier otra cosa a la cantidad de tiempo, ángulos y pensadores dedicados por esa escuela para a) estudiar y b) explicar el fenómeno del ciclo económico y las crisis en la era industrial.

– Posted using BlogPress from my iPad.

3 Comments

  1. Roberto Romero von Buchwald
    Jul 7, 2010

    Muy interesante la nota, me gustaria recibir mas inf.

  2. jfcarpio
    Jul 8, 2010

    Donde digo yo que Marx cree en la propiedad privada?

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *