2
Jun
Off

Los factores de producción

Los factores de producción

Complementarios al capital, tenemos los recursos naturales y el trabajo humano como  factores de producción. Las máquinas y la energía (al igual que en el pasado y en zonas remotas las bestias de carga) también ejercen trabajo sobre el entorno pero es mejor clasificarles dentro del stock de capital (riqueza productiva) disponibles en un territorio. Esa tríada: Tierra, Trabajo y Capital como la denominaron los economistas clásicos es apenas una clasificación funcional que depende enteramente de la acción humana que les asigna como tales. En un futbolista de talla mundial encontraremos que lo que le provee la naturaleza, su bien de capital (su cuerpo, que ha cultivado mediante deliberadas inversiones en buena nutrición y entrenamiento) y su trabajo (actividad) forman un todo físico inseparable aunque podamos separar, para propósitos de análisis, sus aspectos.

La tierra

Los economistas clásicos llamaron “tierra” a los recursos naturales, que al ser trasladados y/o transformados por el ser humano, podían sumarse a su calidad de vida directamente (si eran ya bienes de consumo) o indirectamente (si servían como materia prima para generar bienes de capital o de consumo).

La tecnología y las ideas

La ciencia pura en muchas ocasiones –y gracias al ahorro de generaciones previas y actuales) se puede transformar en tecnología. No solamente en maquinaria, computadoras y microchips sino también en know-how empresarial, es decir, tecnología humana (conocimientos organizacionales, motivacionales y similares que hacen –hasta cierto límite- que un grupo jerárquico y organizado sea más productivo que uno desorganizado y sin reglas internas ni metas externas). Las ideas en este caso nos dice el prof. Murray Rothbard son “el factor de producción que es indispensable en cualquier etapa de todo proceso productivo. Esto es la “idea tecnológica”. Una vez generada es utilizable por todos quienes deseen hacerlo, es “un favor ilimitado de producción que nunca se desgasta ni necesita ser eocnomizado por la acción humana”.


El trabajo humano

Sin duda alguna el ser humano se halla en el centro no sólo de la valoración para el consumo sino de la producción misma. Sin embargo, el trabajo y el capital no son antagónicos como han intentado decirnos algunos pensadores. Por el contrario, si la clasificación clásica hablaba de tierra (recursos naturales), trabajo y capital como los factores de producción, el capital (y la tecnología e ideas que van de su mano) es el mejor amigo del trabajador pues le libera de hacer tareas pesadas y repetitivas como en épocas agrícolas o menos industrializadas de la humanidad. No sólo existe un alivio de tareas, sino que la productividad de un trabajador agrícola utilizando un tractor y una segadora es varias veces más alta que si utiliza un azadón y una hoz con sus propias manos. Esto le permite obtener un ingreso más alto por su trabajo dado que produce más para sus semejantes.

Reciba el reporte «10 modelos de negocios sin empleados» en su buzón de correo

Correos sobre mercados, descubrimiento de valor y comunicación de valor.

Click aquí para apuntarse

 

"Fenomenal este contenido. Gracias". 
- Ulises Rodriguez U., miembro de la lista


— Únase a un círculo exclusivo de recomendaciones y herramientas útiles —