2
Jun
Off

La Ley de Say

La Ley de Say: la oferta crea la demanda, no al revés

«Hay una ley macroeconómica que se suprime o se comprende y enseña mal para conveniencia de los políticos y las burocracias del mundo.
Para meternos en el mundo de gasto, deuda e inflación en el que vamos atrapados ya 90 años gracias a los bancos centrales y los políticos gastadores.
Se trata de la Ley de Say.
En versión vulgar se resume como «la oferta crea su propia demanda».
Expuesta así, es fácil de atacar.
Parecería que la oferta de productos y servicios puede desbordarse y no habría demanda suficiente a nivel general (macro).

A nivel micro: la oferta («la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas» – Steve Jobs) crea demanda que a su vez crea -vía expectativas- más oferta.
A nivel macro: la oferta (inversión, producción) crea la (capacidad de) demanda.

En realidad, los precios -el sistema de precios es la computadora social por excelencia- se ajustan si hay sobreproducción parcial -en cierta empresa o cierta industria entera- o total -en caso de una crisis o emergencia.
Si alguien sobreproduce pantalones, cosa que pasa todo el tiempo, la gente los comprará más baratos o serán regalados, pero eso no causa una crisis general ni de su industria.
Si no se entiende el rol de los precios, parecería que los gobiernos deben «salir a impulsar» la «demanda agregada» mediante política fiscal (gastar por ti) o política monetaria (crear más dinero fiat, por decreto).
En realidad cuando lo hacen crean burbujas sectoriales o incluso de préstamos sin ahorro real, lo cual lleva a recesiones o crisis como la llamada Gran Depresión o la del 2008.

Y para empezar, diluyen el valor del dinero y deforman los mercados.
Se culpa a los mercados -sistema coordinador- por las acciones previas de los gobiernos -sistema descoordinador.

La única forma de que oferta y demanda se divorcien -pensemos en que los entrepreneurs e inversionistas siempre buscan minimizar sus errores- de forma tan ciega o tonta, es por acciones masivas de los gobiernos.

Lo que asegura que haya suficiente «demanda agregada» es la existencia de una vigorosa «oferta agregada» mediante seguridad jurídica para inversiones, marco tributario atractivo y mentalidad cultural pro emprendimiento y prosperidad.»

Más apuntes: HT #Economia101  

Reciba el reporte «10 modelos de negocios sin empleados» en su buzón de correo

Correos sobre mercados, descubrimiento de valor y comunicación de valor.

Click aquí para apuntarse

 

"Fenomenal este contenido. Gracias". 
- Ulises Rodriguez U., miembro de la lista


— Únase a un círculo exclusivo de recomendaciones y herramientas útiles —