2
Jun
Off

Economía

Apuntes adicionales sobre la definición, alcances y límites de la Economía o ciencia económica.

Lo positivo y lo normativo

La Economía no le dice a cada persona qué fines debe elegir. Eso ya es asunto para la Filosofía. Muchos fines pueden parecernos absurdos o “irracionales” porque no compartimos la escala de valores de uno o varios individuos. Pero la Economía no hace juicios de valor -es value-free en sus análisis- sobre los fines pero sí analiza rigurosamente si los medios elegidos van a llegar o no a los fines libremente elegidos.

Entonces encontramos que hay dos clases de aseveraciones sobre asuntos económicos: las de tipo positivo y las de tipo normativo. Las de tipo positivo (como en inglés, “are you positive?”) simplemente son observaciones/verificaciones de datos. Por ejemplo: “En Suecia 2/3 de gente se dedicaba a la agricultura en 1870, hoy sólo lo hace el 3% de suecos”. Las de tipo normativo en cambio dictan –norman- lo que se debería hacer. Por ejemplo: “El gobierno de Suecia debería motivar a los jóvenes con becas para que regresen a trabajar en el campo” (eso sería una pésima idea, por cierto, ya que la agricultura ahora es más eficiente y necesita menos gente sencillamente). Es decir que en Economía hay que saber separar entre meros datos y diagnósticos y prescripciones (recetas) basados en ellos. Para hacer afirmaciones normativas es necesario ser muy cuidadosos y conocer no sólo de teoría (causas y efectos) sino de historia, para no proponer cosas absurdas y destructivas para el bienestar humano. Los economistas qua economistas no pueden elegirle fines a los individuos ni a una sociedad en su conjunto. Sólo pueden ayudar en el análisis de las situaciones pasadas/presentes y aconsejar informadamente sobre los mejores medios para alcanzar unos fines basados en ese análisis situacional.

¿Por qué existen las sociedades humanas?

Es evidente que las familias e incluso las familias extendidas son un hecho biológico y los genes e instintos tienen mucho que ver con que permanezcan unidas. Pero los seres humanos somos la única especie en que existe la cooperación con extraños(Nota de pie:) Las abejas y hormigas tienen ordenes sociales aparentemente complejos pero en realidad su división del trabajo es limitada. Y además sus panales y hormigueros son -biológicamente hablando- familias extendidas en primer lugar. Como nos enseña el divulgador científico Matt Ridley, el ser humano es único entre todo el resto de especies porque descubrió el trueque. Y con el trueque, la posibilidad de extender su división del trabajo (y del conocimiento) más allá de su familia. Las sociedades humanas como señaló frontalmente el gran economista del siglo veinte, Ludwig von Mises, existen gracias a que los seres humanos descubrieron mediante la razón la posibilidad de cooperar con extraños en vez de competir destructivamente por los recursos escasos presentes su entorno. El gran descubrimiento que permite existencia de sociedades humanas es uno muy sencillo y muy potente a la vez: el comercio es más beneficioso que la guerra.

¿Se puede crear riqueza o la riqueza ya está “dada”?

En un mundo de recursos escasos parecería que estamos condenados a vencer o morir en un juego de suma-cero donde lo que el uno gana lo otro pierde. Pero a diferencia de los leones que compiten por una gacela, los seres humanos podemos cooperar competitivamente -o competir cooperativamente- para crear/descubrir/transformar recursos adicionales. Algunos podrían cuestionar la idea de que los seres humanos podemos crear riqueza. En realidad no somos dioses y por ende no podemos “crear” en el sentido de materializar cosas de la nada. Sin embargo podemos recoger, excavar, fundir, mezclar, cocinar, tejer, aplastar, modelar, dividir y recombinar los materiales que nos provee la Naturaleza. Todos esos actos de transformación del entorno, son actos creativos. De este modo ponemos más elementos naturales al servicio del ser humano y otros seres que nos importan (una casa para el perro, una reserva natural demarcada para proteger un ecosistema de aves).

Reciba el reporte «10 modelos de negocios sin empleados» en su buzón de correo

Correos sobre mercados, descubrimiento de valor y comunicación de valor.

Click aquí para apuntarse

 

"Fenomenal este contenido. Gracias". 
- Ulises Rodriguez U., miembro de la lista


— Únase a un círculo exclusivo de recomendaciones y herramientas útiles —