El abuso del anti-colectivismo

El abuso del anti-colectivismo

Bajo la influencia de Ayn Rand y otros pensadores, se ha regado la idea de que “sólo existen los individuos” y la sociedad es una “ficción”. La idea tiene sentido sólo en lo político-legal: la suma de otros individuos -llámese “sociedad” o “gobierno”- no adquiere poderes especiales sobre un individuo que cada individuo para empezar no tenía sobre aquel. Es decir, los grupos humanos deben tener estrictos límites respecto al cuerpo y bienes de cualquier individuo. Ni la sociedad ni un gobierno tienen derecho a disponer de su cuerpo o bienes, por las razones que sea (incluso para lograr -supuestamente- avances culturales en buen trato a otros, etc).

Sin embargo, más allá de lo político-legal la idea es sencillamente absurda. Sociológica, cultural y psicológicamente hablando existen las familias, clubes, equipos humanos, empresas, etc. Son tan reales como la amistad, el amor, los contratos, etc construcciones humanas (no, no son tangibles, sí, sí son reales).

Confundir ambas esferas es innecesario y contraproducente. Hacerlo es muy atractivo para escapistas (gente que prefiere los juegos, libros, etc a formar lazos humanos potentes y cotidianos) pero se vuelve un slogan para justificar el irse aislando de los demás -generalmente de malas maneras- y además para acusar de “colectivismo” a todo análisis de colectivos. La psicología social, la sociobiología (etnias distintas tienen distintas ventajas relativas; hombres y mujeres tienen ventajas innatas relativas), la sociología (hay sociólogos liberales como Spencer y Hayek, la sociología no es “automáticamente” de izquierdas/socialista), etc son disciplinas valiosas y productivas. No todo análisis de colectivos a nivel cultural, status legales, instituciones, etc es “colectivismo”. Existe lo colectivo. El colectivismo en cambio es negar la volición individual, creer que el grupo determina los contenidos individuales totales (no solo en parte) y crear legislación favorable o desfavorable para colectivos. Eso sí es invadir la esfera político-legal. Análisis <> intervencionismo estatal.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *