Dos aportes de Ayn Rand a la comprensión de la Economía

George Reisman, a mi modo de ver el mejor economista vivo, recoge y profundiza en dos aportes admirada filósofa:
1) La Pirámide de Habilidades: Los de “arriba” en la escala de mando empresarial transmiten su fortaleza y habilidades, i.e., productividad, hacia abajo. Ya Bastiat dijo que en la economía, a diferencia de la política, el fuerte trasmite su fuerza al débil. Sin embargo, quizás es la claridad y énfasis de Rand lo que Reisman recoge como únicos. El punto consta brevemente en La Rebelión de Atlas, novela máxima de la autora, pero Reisman lo explica in extenso en su extenso tratado “Capitalism”. En otras palabras, Bill Gates nos vuelve más productivos a todos los que estamos debajo de él en la pirámide de habilidades, lo mismo que un gerente vuelve más productivo el trabajo del equipo gerenciado por él. Otro sería el escenario con las mismas personas desempeñándose sin una cabeza con mayor visión empresarial y talento organizativo. Esto complementa el principio o ley de ventajas comparativas, que explica por qué la división del trabajo enriquece a todos, para explicar desde vértice y base de las organizaciones y la sociedad ampliada, por qué la meritocracia del Capitalismo es benévola y justa. Es el principio complementario al de Ricardo y Mises, las ventajas comparativas, para explicar el valor de la asociación y especialización mediante el mercado.

2) Salario vs. Ganancia: A diferencia de los clásicos (empantanados en la paradoja del valor) y los austriacos ( el salario es la valoración a tiempo presente del aporte al producto por parte del trabajo humano), Ayn Rand hace lo opuesto a Marx, es decir, al contrario de haber plusvalía retenida, el salario es un producto del capitalista, que más bien comparte como un costo lo que en origen sería ganancia pura. El aporte randiano (en su enfoque de la primacía del capitalista-entrepreneur) es que a diferencia de la mayoría de economistas (que yo conozca, salvo Reisman) nadie hizo tan claro o antes esa distinción entre salario y ganancia. Históricamente se ha considerado al salario como la fuente primaria de ingreso, por eso Marx tuvo oportunidad de pensar que existía plusvalía retenida. Rand dice lo opuesto (y no la media-tinta que vendría siendo la respuesta austriaca de 1896 en comparación): que un emprendedor originalmente tiene todo ganancia, (incluso la señora de la tienda de barrio) y que el salario es un subproducto benévolo de su creatividad, o sea que sin capitalista no existen salarios, pues la forma original del ingreso es la ganancia pura, no el salario. “Producir antes de consumir” o la ley de Say, explica que todos somos vendedores de algo, pero que la seguridad mensual de un salario vs. el riesgo empresarial que el agricultor o artesano antes asumían siempre, es un producto del Capitalismo y su benevolencia. Y es lógico, pero nadie lo dice antes o tan claro como Ayn Rand. El capitalista permite que existan ingresos estables asumiendo él el riesgo por una cantidad inmensa de empleados. ¿Y encima se le ataca desde la cultura y las ciencias sociales del mainstream? Fascinante.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *