Adiós WhatsApp Promoción ’94

*esta página no es pública ni sale en buscadores, solo está disponible para quienes tengan el enlace*

Ex-compañeros de promoción (por si leen los que aún sean prisioneros de ciertas actitudes, represiones viviendo aún del «qué dirán» o máscaras; para otros simplementre «queridos amigos»):

(«Tal vez» hable un poco por otros -y me consta por conversaciones privadas, pero digamos que a otros tampoco les parece aún un lugar realmente cómodo para quienes ya quieran vivir más libre y auténticamente- pero solo hablaré por mí, por supuesto).

Me he quedado un poco más de tiempo del que planeaba en ese chat y lo he hecho por compartir más con aquellos con los que tenemos algún tipo u otro de conexión importante (de antes o reciente).
———

Respecto a las cosas que vivimos: si no hubiera sido por la toxicidad del entorno que teníamos (y al que sin duda contribuí a ratos, no me estoy exculpando) yo no me hubiera sentido tan inspirado para crear absolutamente lo contrario en los espacios como la USFQ y varios otros donde he sido educador y formador de otros seres humanos. Hay cero ironía o sarcasmo cuando les digo «Gracias». Y además vivimos cosas geniales y crecimos juntos en una de las mejores épocas del mundo (en música, cine, juegos de PC, aventuras y tonterías en las calles, etc) lo cual lamentablemente por nuestra mala relación -no en particular, eso da igual ahora, entre mí y el grupo- también fue frustrante por «lo que podía ser» y a los idealistas nos rompió el corazón algunas veces. No es nada personal, pero sí lo es: en su momento encarnamos -me corresponsabilizo, como dije- muchas cosas como grupo de la cultura represiva, reprimida, violenta -en varios sentidos- y tóxica de nuestra región y nuestra ciudad. Eso no se va a ir simplemente disimulando mal, toma un poquitín más de iniciativa.

Por qué ya no voy estar en el chat: sin embargo, el cariño inmenso por muchos y mutuo de nuestra «camada» en conjunto, así como el valor nostalgia (y las respuestas que buscaba, incluso haciendo un intento nuevo de ser amigos «en conjunto» como es la gente de otros colegios, pero que claro, es difícil cuando cierto entorno no ha dejado al 100% aún de ser horrible y no sacar ni dejarnos sacar nuestros mejores lados) ya fueron recibidos. Hay la «confianza» (en realidad confianzudez, uno de los problemas de fondo de nuestros países: la falta de límites sanos) para ciertas cosas pero en realidad no tenemos un espacio confiable para otras (y aún pasan cosas como -solo es un ejemplo digamos hipotético- hacer dizque comidilla de alguien por mensajes a sus espaldas en plena videollamada, etc, cosas que tal vez estaban bien a los 11 años de edad mental). «Confiancita» queda para unas cosas, cero confianza hay aún (compartir en serio, abriéndose en serio, alegrías, retos, penas, recomendarse contactos de trabajo o negocios, apoyarse, etc) para otras.
———

Tengo gente maravillosa entre mis amigos y amigas de muchas partes del mundo -incluyendo en la misma promoción 94 y otras del Liceo- que aprecian mis intereses, mi lado «geek» y varias otras cosas y no tengo tiempo -ni notificaciones– para espacios aún emocionalmente reprimidos. De peores chats me he salido pero también de mejores chats me he salido. (Y en realidad estoy abandonando WhatsApp y pasando mis asuntos a Telegram, no me voy a quedar en WhatsApp por ese chat).

Entregarles 13 años de mi vida -de nuevo, no hablo a nivel individual o su esencia más auténtica, solo del conjunto como «un ser vivo»- fue más que suficiente. Ya vivimos un año completo y más de chat, tiempo suficiente para renovar algunas cosas renovables por chat y saludarnos por el cumpleaños. Además por tanto vivido somos una especie de primos lejanos -en el mejor sentido- que la vida nos puso y eso no se va a ir a ningún lado. (Sin importar si yo u otros están ya en otros temas, intereses y caminos y sin importar los daños/abuso/atropellos mutuos causados y trabajo personal posterior para procesar o sanar todo eso que algunos seguramente aún no comienzan).

Y finalmente en esta carta, ha sido un gusto inmenso ver y sentir a muchos ya con otra presencia personal, paz personal, calidez, etc porque han crecido visiblemente -visiblemente hasta para alguien muchas veces socialmente torpe en su vida como yo- ya sea por golpes o sucesos importantes de la vida o porque se propusieron hacerlo a lo largo de los años. Un saludo, admiración y brindis por ellos/as, (nos) hacen un mundo mejor.
El futuro que viene para el mundo es brillante, más allá del «viejo mundo» basado en la culpa, la vergüenza, el miedo y la desconfianza.

La libertad humana, como saben algunos ya, es el eje central de mi trabajo. Cuenten conmigo y les espero en mi mundo.
———

Las reuniones cada cierto número de años están cada vez más chéveres, alivianadas y simplemente, agradables. Nos vemos en ellas. Que todo les salga estupendo (y logren hacer su propio trabajo interior). Con quienes estamos en contacto por afinidades más actualizadas en persona o en las varias redes sociales, que siga siendo así.

Con mucho cariño,

Juan Fernando Carpio Tobar-Subía

Reciba el reporte «10 modelos de negocios sin empleados» en su buzón de correo

Correos sobre mercados, descubrimiento de valor y comunicación de valor.

Click aquí para apuntarse

 

"Fenomenal este contenido. Gracias". 
- Ulises Rodriguez U., miembro de la lista


— Únase a un círculo exclusivo de recomendaciones y herramientas útiles —